Bajo el lema de que hay experiencias que sólo suceden una vez en la vida, y como parte de la promoción de la Platinum Card de American Express, la marca tuvo una original idea: convocar al director español Alex de la Iglesia para filmar un corto que sólo se proyectó en el evento, y luego se destruyó.

Actores y actrices fánaticos del Director y periodistas pudieron apreciar por única vez este corto, al tiempo que escuchar el set de SRZ que acompañó el evento y que, también como todos los que hace, son únicos y sólo pueden ser escuchados por los presentes.